Alteraciones del ciclo menstrual: Amenorrea, Hipermenorrea y Dismenorrea

¿Es normal que las menstruaciones sean irregulares, dolorosas o muy abundantes? Hoy damos respuesta a algunas de las dudas habituales cuando se producen estas alteraciones.

¿Las alteraciones en el ciclo menstrual son normales?

Lejos de lo que muchas mujeres tienden a pensar, todos estos problemas tienen solución. No por comunes hay que resignarse a sufrir estas molestias, sobre todo después de los dos primeros años desde el inicio del periodo fértil. De tal forma que lo primero que se debe hacer cuando persisten estas alteraciones, es acudir al ginecólogo, el cual, después de la exploración y las pruebas pertinentes, valorará la necesidad de aplicar o no tratamiento médico.

Como decíamos, los primeros años de menstruación suelen estar marcados por ciclos irregulares y esta situación entra dentro de la normalidad. Sin embargo, existen 3 alteraciones bastante comunes que afectan a las mujeres a cualquier edad y que deben ser vigiladas: la Amenorrea, la Hipermenorrea y la Dismenorrea.

Qué es la Amenorrea

La amenorrea se define como la ausencia de menstruación y esta puede ser primaria -si nunca se inició- o secundaria -si se ha interrumpido posteriormente-.

Amenorrea primaria:

  • Cuando a los 16 años no ha habido nunca menstruación, aunque sí se hayan desarrollado las mamas o el vello público.
  • Cuando a los 14 años no ha habido menstruación, pero tampoco desarrollo de otros caracteres sexuales secundarios.
  • Afecta al 0,1% de las mujeres y el 60% de los casos se produce por anomalías genéticas.

Amenorrea secundaria:

  • Cuando la mujer, tras haber tenido menstruaciones, deja de tenerlas durante un periodo de más de 6 meses.
  • Las causas son diversas; las más comunes son: la pérdida de peso, el estrés, el exceso de ejercicio físico, el síndrome de los ovarios poliquísticos o el fallo ovárico prematuro. Esta última también se conoce como menopausia precoz y puede ser hereditaria o provocada por tratamientos como la quimioterapia, la radioterapia o una intervención quirúrgica.
  • Afecta al 0,7% de las mujeres.

Amenorrea: tratamiento

Si la causa que origina la amenorrea secundaria es cualquiera de los problemas mencionados -es decir, el estrés, las deficiencias alimentarias o la actividad física excesiva-, lo lógico será actuar sobre estos hábitos insalubres o trastornos para modificarlos.

De las deficiencias alimentarias, la más frecuente y peligrosa es la anorexia nerviosa, muy frecuente en adolescentes por miedo a aumentar de peso.

Hay que corregir los hábitos alimenticios y la actividad física excesiva y consultar con el ginecólogo y a veces con el psicoterapeuta.

Qué son las Hipermenorreas y Metrorragias

Las hipermenorreas llamadas también menorragias son alteraciones en la cantidad de sangre menstrual durante el periodo menstrual.

Si las reglas son mucho más abundantes o duraderas de lo normal se denominan menorragias, mientras que si las hemorragias se producen fuera de la menstruación, se denominan metrorragias.

Cuando hablamos de Hipermenorreas nos referimos a las reglas de cantidad excesiva –con más de 6 compresas empapadas durante el día-, de duración excesiva –de más de 8 días- o demasiado frecuentes –menos de 21 días- de intervalo entre regla y regla.

Estas alteraciones se producen sobre todo en las adolescentes y en la perimenopausia. La adolescencia es una etapa proclive a las irregularidades menstruales y, precisamente durante esta época, entre el 60 y el 85% de los ciclos no son ovulatorios. ¿Esto qué implica? La falta de ovulación y la consecuente disminución de los niveles de progesterona producen un exceso de estrógenos –hiperestrogenia-, que, a su vez, provoca que el endometrio crezca en exceso –hiperplasia endometrial– y, más tarde, el desprendimiento del endometrio va acompañado de una hemorragia uterina. No obstante, este trastorno es más común en mujeres premenopáusicas que no usan terapias hormonales, ya que en esta etapa predomina el estrógeno sobre la progesterona.

Otra de las posibles causas de este trastorno son las alteraciones de la coagulación sanguínea que hacen que cualquier sangrado, por supuesto también el que ocurre durante la menstruación, sea más intenso y prolongado. Este es el origen de la metrorragia en un 19% de los casos diagnosticados.

Hipermenorreas y Metrorragias: tratamiento

Cuando el sangrado no es significativo, se podrá aplicar un tratamiento con hierro y medicación no hormonal, como son los antifibrinolíticos, además de realizar un seguimiento para controlar la evolución del trastorno.

Pero si el sangrado es severo y la anemia evidente, probablemente sea necesaria la aplicación de un tratamiento hormonal con progesterona solo o con estrógenos y progesterona.

En los casos más extremos, puede plantearse la necesidad de ingresar a la paciente en el hospital para realizar una transfusión, incluso un legrado con el fin de detener la hemorragia lo antes posible.

Dismenorrea: definición y tratamiento

La Dismenorrea se define como dolores intensos durante la menstruación y las causas son muy diversas, desde malformaciones congénitas a procesos tumorales, aunque la más frecuente es la endometriosis, que es una afección benigna del aparato genital.

Por eso siempre que exista una dismenorrea intensa es imprescindible acudir al ginecólogo para que este realice un estudio completo y ponga el tratamiento más efectivo en cada caso.

También existe la dismenorrea esencial sin causa aparente y esta se trata habitualmente con analgésicos siendo los más utilizados y eficaces los antiinflamatorios no esteroideos.

En este enlace, encontraréis más información sobre la Dismenorrea.


Esperamos que este artículo os haya resultado de utilidad. Para acceder a más información podéis entrar en la página web de la Unidad de la Mujer o haceros con el libro Ser Mujer, la obra más completa para entender y superar los cambios que experimentan las mujeres desde la infancia hasta la vejez. También podéis poneros en contacto con nosotros a través de este número de contacto: 91.730.36.73.

Leave a reply