Cómo evitar la cistitis y la candidiasis asociadas al verano

El verano es una época del año especialmente proclive al desarrollo de infecciones en las vías urinarias bajas (vejiga y uretra), comúnmente conocidas como cistitis, en el caso de las infecciones urinarias, y candidiasis, en el caso de las infecciones vaginales.

Los baños frecuentes en piscinas o en el mar generan una humedad constante en la zona genital, lo que, junto con el incremento de la frecuencia en las relaciones sexuales, favorece la aparición de dichas infecciones.

Los síntomas que alertan del desarrollo de una infección de orina son el escozor y/o dolor al orinar y las ganas recurrentes de ir al baño.

Por su parte, las infecciones vaginales suelen ir acompañadas de picores, aumento del flujo y, en ocasiones, olores inusualmente intensos.

No obstante, evitar estas temidas molestias es posible y tan solo tendréis que aplicar los siguientes consejos:

  1. Procurad mantener la zona lo más seca posible y cambiaos el bañador siempre que lo consideréis necesario.
  2. Intentad orinar después de mantener relaciones sexuales.
  3. Incluid en vuestra dieta probióticos naturales -yogur fresco, kéfir…- y frutos rojos.
  4. Evitad la ropa interior de licra excesivamente ceñida. En su lugar, apostad por los tejidos naturales, como el algodón.
  5. El uso de tampones tampoco es recomendable.
  6. Por último, una higiene adecuada y beber mucha agua también forman parte de las prácticas habituales para evitar las infecciones de orina y vaginales.

Si a pesar de seguir estas indicaciones, continuáis padeciendo estos síntomas de manera recurrente, Unidad de la Mujer os recomienda acudir a vuestro médico para que realice el chequeo pertinente que conduzca a una rápida mejora.

Leave a reply