Cómo frenar el envejecimiento durante la menopausia

La expectativa de vida de una mujer en la actualidad es de 86 años y, aproximadamente, la menopausia inicia a los 50. Son, por tanto, 36 los años de su vida en los que va a estar en estado de menopausia.

Este dato es importante porque a principios del siglo XX las expectativas de vida eran mucho menores. En la mayor parte de los casos las mujeres no superaban los 52 años, mientras que la menopausia seguía iniciándose a los 50. Esto quiere decir que la duración media del estado de menopausia se ha multiplicado por la sorprendente cifra de dieciocho en apenas un siglo.

Como podréis imaginar, los estudios dirigidos a investigar la menopausia eran prácticamente nulos y han ido aumentando en número conforme lo ha ido haciendo la duración de esta etapa y también el interés de las mujeres por mejorar su calidad de vida.

En la menopausia se producen una serie de cambios que son muy importantes desde el punto de vista psicológico, orgánico, estético…

Estas transformaciones se relacionan directamente con el envejecimiento de la mujer –por este motivo las unidades dedicadas al estudio de la menopausia reciben, asimismo, el nombre de secciones del envejecimiento femenino saludable-.

No obstante, queremos transmitir un mensaje de esperanza: este envejecimiento se puede paliar y el Prof. Dr. Juan José Vidal Peláez, director de Unidad de la Mujer, nos cuenta cómo conseguirlo.

Pero empecemos por el principio, ¿por qué se produce la menopausia?

La menopausia inicia cuando los ovarios dejan de funcionar; es decir, en el momento en el que la producción de estrógenos –las hormonas femeninas por excelencia- y de progesterona –hormona sexual relacionada con la fertilidad– se paraliza, derivando en una serie de cambios que afectan a la estabilidad de la salud de la mujer.

Pero ¿de qué cambios estamos hablando?

Sofocos: sensaciones de calor incómodas que alteran la vida laboral, social y familiar de las mujeres.

– Tendencia al insomnio.

Trastornos psíquicos: estado de ánimo depresivo, carácter voluble, irascibilidad, irritabilidad…

Disminución de la libido y, en consecuencia, de la apetencia sexual.

Sequedad vaginal, que potencia dicha inapetencia.

Envejecimiento de la piel.

Osteoporosis.

A pesar de que estas alteraciones puedan asustar en un principio, lo importante es que seáis conscientes de que existen tratamientos que pueden ayudar a paliarlas para mejorar vuestra calidad de vida:

Tratamientos hormonales sustitutivos: el riesgo que conllevan este tipo de tratamientos implica la necesidad de estudiar cada caso de manera individual para estudiar la conveniencia de su aplicación.

Tratamientos alternativos que, si bien no igual de efectivos, sus resultados son bastante positivos y se aplican cuando los anteriores no son viables.

Otros consejos para aliviar los síntomas de la menopausia:

Dieta adecuada para controlar el aumento de peso.

Ejercicio físico y consumo de calcio para evitar la pérdida de masa ósea de los huesos, fracturas, dolores…

Acudir al ginecólogo para que le instaure el tratamiento más aconsejable.

Os dejamos con las declaraciones del Prof. Dr. Juan José Vidal Peláez a este respecto para el programa Excelencia Médica:

Leave a reply