DIABETES y EMBARAZO: lo que debes saber.

La diabetes es un problema de salud que puede ocasionar complicaciones maternas y fetales graves, siendo muy importante el correcto control metabólico de estas pacientes tanto en el periodo preconcepcional como durante la gestación.

La diabetes en la gestación abarca dos entidades patológicas muy distintas, que se caracterizan por una alteración del metabolismo de los hidratos de carbono:

Diabetes pregestacional (diabetes tipo 1), Se caracteriza por una lesión de origen vírico o autoinmune de las células de los de Langerhans pancreáticos. En estas pacientes es muy importante el correcto control glucémico preconcepcional, ya que niveles elevados  de hemoglobina glicosilada, en el momento de la concepción, se han visto relacionados con anomalías fetales importantes como distintas cardiopatías. Por otro lado pueden surgir  problemas maternos importantes  durante la gestación, en función de la afectación producida por su enfermedad de distintos órganos como riñones o sistema cardiovascular, que está en relación directa con el buen control metabólico que haya tenido la paciente y el tiempo de evolución de su enfermedad. Dicho esto, consideramos muy importante el control estricto por distintos especialistas, que deberán trabajar en equipo para mantener unos perfiles glucémicos adecuados y  evitar las posibles complicaciones que pudieran surgir.

Pacientes con diabetes gestacional: Es la situación más común en la mujer gestante y está relacionada con una resistencia a la insulina elevada de origen genético que genera una intolerancia a la glucosa o una diabetes franca, en situaciones que suponen un stress metabólico como puede ser la gestación. Esta patología esta relacionada con la diabetes tipo 2 y presenta al igual que ésta factores de riesgo relacionados como son la HTA o el sobrepeso, pudiendo producir problemas fetales como inmadurez pulmonar fetal, fetos macrosómicos (lo que aumenta la posibilidad de partos distócicos), partos prematuros o problemas metabólicos de niveles de glucemia y calcios sérico en el neonato. Por estos motivos consideramos muy importante el screening de esta patología entre las semanas 24 a 28 de gestación en la población de normal, y a la semana 20 de gestación en pacientes con factores de riesgo, debiendo instaurarse el tratamiento adecuado,  que suele ser dietético en la mayoría de las ocasiones,  o la administración de  insulina cuando con la dieta no sea suficiente para alcanzar el control glucémico adecuado.

Por último, es importante conocer, que un porcentaje que puede alcanzar hasta el 10% en algunos estudios de pacientes con diabetes gestacional pueden desarrollar una diabetes tipo 2 en los meses posteriores al parto, por lo que se deberá realizar un screening de esta patología a todas la pacientes que hayan desarrollado una diabetes gestacional, (sobre todo si presentan determinados factores de riesgo).

Dr. F. Esteban Navarro.
Unidad de la Mujer. Hospital Ruber Internacional
www.unidaddelamujer.es

Leave a reply