Dieta para hacer frente a los síntomas de la menopausia

Muchos de los síntomas a los que tienen que hacer frente las mujeres a lo largo de la menopausia son ya ampliamente conocidos. Debido al aumento de la esperanza de vida, esta ha pasado a convertirse en una de las principales etapas vitales y, en consecuencia, la necesidad de información ha ido incrementándose, de la misma forma que las investigaciones científicas cuyo objetivo radicaba en satisfacer dicha demanda.

De esta forma, la mayor parte de las mujeres llegan a la madurez siendo plenamente conscientes de los cambios por los que seguramente atravesará su cuerpo y esto supone un gran avance a la hora de hacer frente a los mismos. Sofocos, insomnio, ansiedad, depresión, pérdida del deseo sexual… son trastornos ligados a la menopausia. No obstante, por muy comunes y, en algunos casos, inevitables que sean, no implica que no se puedan mitigar, incluso prevenir o curar.

¿Cuál es la clave para combatir los síntomas de la menopausia?

El primer paso hacia el bienestar debe ir acompañado de un cambio de mentalidad, en el que la mujer se desligue de ese pudor o sentimiento de resignación que le impide acudir al ginecológo en busca de un buen asesoramiento. Porque esta es, sin lugar a dudas, la clave para combatir los síntomas de la menopausia: un buen diagnóstico, acompañado de un tratamiento específico para cada paciente. 

El Dr. Vidal, Dir. de la Unidad de la Mujer, nos habla sobre estas y otras cuestiones de interés en el siguiente vídeo.

Dicho tratamiento constará de un plan en el que se contemplarán aspectos como la dieta, pues los hábitos alimenticios guardan estrecha relación con los síntomas de la menopausia.

Dieta durante la menopausia

La dieta ideal que deben seguir las mujeres menopáusicas debe ser, ante todo, equilibrada. No importa la cantidad de peso que se incremente, las dietas extremas o ‘milagro’ nunca deben contemplarse como alternativa, ya que pueden llegar a poner en grave peligro la salud de la mujer.

En orden de evitar la ansiedad, se deben hacer 5 comidas diarias. Mejor comer varias veces a lo largo del día -eso sí, en pequeñas cantidades- que aguantar el hambre hasta la hora del almuerzo o la cena.

Gracias a estas sencillas medidas, los sofocos y el sobrepeso remitirán; sobre todo si, además, se evitan los alimentos excesivamente calóricos o grasos, los azúcares refinados, la sal y la ingesta excesiva de alcohol y café.

Por otro lado, existen productos a añadir en la lista de la compra con el objetivo de disminuir el riesgo de osteoporosis:

  • Ricos en calcio: lácteos desnatados (leche y yogures desnatados y quesos bajos en grasas), guisantes, garbanzos, judías verdes, espinacas, acelgas…
  • Ricos en vitamina D: preparados de soja, huevos…

La salud cardiovascular también es otra de las áreas sobre las que habrá que trabajar, fortaleciéndola a través de la reducción del consumo de grasas saturadas y colesterol, contenidos en carnes, bollería industrial y en alimentos fritos. Además, se deberá aumentar la ingesta de soja -fitoestrógenos-, frutas, verduras, legumbres, avena -fibra soluble- y pescado azul -ácidos grasos esenciales omega 3-.

Estas son nuestras recomendaciones generales, no obstante, si así lo creéis conveniente, os aconsejamos pedir asesoramiento a un endocrino o nutricionista -en la Unidad de la Mujer contamos con los mejores especialistas-.

Artículos relacionados

Plantas medicinales para aliviar los síntomas de la menopausia.
Cómo frenar el envejecimiento durante la menopausia.

Esperamos que este artículo os haya resultado de utilidad. Para acceder a más información podéis entrar en la página web de la Unidad de la Mujer y pedir cita con cualquiera de nuestros especialistas o haceros con el libro Ser Mujer, la obra más completa para entender y superar los cambios que experimentan las mujeres desde la infancia hasta la vejez.

Leave a reply