Ecografía del segundo trimestre: “¿mi bebé se está desarrollando correctamente?”

Tal y como os comentábamos en este otro artículo sobre la ecografía del primer trimestre, los ecógrafos transforman el eco del impacto de los ultrasonidos sobre los diferentes tejidos del organismo en imágenes fácilmente interpretables por los especialistas con el objetivo de emitir un diagnóstico lo más riguroso posible.

Durante el embarazo se realizan 2 tipos de ecografías, bien por vía abdominal o vaginal. Las ecografías vaginales se realizan en el primer trimestre y las abdominales se reservan para el segundo y tercer trimestre, aunque a veces también son necesarias durante el primero para complementar la información obtenida a través de las ecografías vaginales.

Antes de continuar describiendo las especificaciones de la ecografía del segundo trimestre, conviene aclarar que, de forma contraria a los rayos X, los ultrasonidos son completamente seguros tanto para la futura mamá como para el feto.

Ecografía del segundo trimestre

La ecografía del segundo trimestre es, sin lugar a dudas, una de las más importantes a lo largo del embarazo.

Entre las semanas 18 y 22 de gestación, tanto el tamaño del feto como la abundancia de líquido amniótico permitirán realizar un diagnóstico morfológico, dirigido a observar la anatomía fetal -su estructura y biometría de los órganos (número, localización, tamaño y forma)-, para confirmar un correcto desarrollo.

Objetivos de la ecografía del segundo trimestre

Es una de las ecografías más importantes durante la gestación porque abarca objetivos tan trascendentales como los citados a continuación:

Aunque parezca evidente, uno de los propósitos primordiales de la ecografía del segundo trimestre consiste en confirmar la vida fetal y la normalidad de las estructuras y desarrollo de todos sus órganos.

Este correcto desarrollo se verificará a través de la ya citada biometría fetal, mediante la medición, fundamentalmente, del diámetro biparietal, la longitud femoral y los diámetros abdominales (transversal, longitudinal y circunferencia abdominal).

Además, se examinará exhaustivamente la anatomía del feto y se diagnosticarán posibles malformaciones. No obstante, y a pesar de la precisión de los nuevos equipos, en ocasiones la posición del feto o el sobrepeso de la mujer podrían alterar los resultados y el diagnóstico prenatal no puede considerarse infalible. Asimismo, ciertas malformaciones aparecen más tardíamente y no son detectables en esta ecografía.

Por último, la ecografía del segundo trimestre también permitirá averiguar si hay patologías del cordón umbilical, la placenta y el líquido amniótico.

Esperamos que este artículo os haya resultado de utilidad. Para acceder a más información podéis entrar en la página web de la Unidad de la Mujer o haceros con el libro Ser Mujer, la obra más completa para entender y superar los cambios que experimentan las mujeres desde la infancia hasta la vejez. También podéis poneros en contacto con nosotros a través de este número de contacto: 91.730.36.73.

Leave a reply