EMBARAZO y ZIKA. Medidas Críticas

Se recomienda que las mujeres embarazadas, o que están tratando de quedarse embarazadas y que planean viajar a las zonas afectadas por la transmisión del virus Zika, pospongan sus viajes si no son esenciales. En caso de que no sea posible retrasar el viaje, deben extremar las medidas preventivas para evitar las picaduras de mosquitos, usando repelentes de uso personal, ropa protectora, difusores eléctricos en los enchufes y telas mosquiteras. Si una embarazada ha estado expuesta o tiene riesgo de infección, se hará seguimiento mediante ecografías. Si apareciera alguna alteración fetal en la ecografía se procedería a realizar una amniocentesis para llegar al diagnóstico mediante el estudio en líquido amniótico. En caso de infección, la finalización del embarazo y vía del parto no variará respecto a un embarazo normal.

La Unidad de la Mujer recuerda a todas sus pacientes que NO EXISTE TRATAMIENTO específico, ni VACUNA para la enfermedad. El tratamiento en términos generales consiste en aliviar el dolor, la fiebre y la deshidratación o cualquier otro síntoma que cause molestias al paciente. Se recomienda hidratar bien al paciente, estando desaconsejados el uso de aspirina y otros anti-inflamatorios no esteroideos tipo ibuprofeno para disminuir el riesgo de hemorragias.

En el caso de la infección congénita no existe tratamiento específico. El manejo de estos casos debe basarse en acciones específicas dirigidas a las necesidades de desarrollo neurológico de los niños.

Se debe realizar un estudio completo, pruebas complementarias y seguimiento según proceda en cada caso.

Dr. Ángel Lorenzo Álvarez
Unidad de Diagnóstico Prenatal

Dr. Juan Vidal Peláez
Jefe de la Unidad de la Mujer

Leave a reply