ETS más comunes: candidiasis vulvovaginal

A pesar de que en la actualidad se tiene mayor conciencia sobre las enfermedades de transmisión sexual (ETS), lo cierto es que el origen de las mismas se remonta a tiempos muy remotos. De hecho, ya en los antiguos papiros médicos egipcios se hacía referencia a algunas de ellas, específicamente a las infecciones vaginales y los condilomas o verrugas genitales.

Las ETS han ido evolucionando con el paso del tiempo; algunas han disminuido considerablemente su incidencia -como por ejemplo la sífilis o la gonococia-, otras la han multiplicado debido a la ausencia de una terapia curativa efectiva -es el caso del VIH, el herpes y la infección por el virus del Papiloma humano (VPH)-. No obstante, en la actualidad, su fácil propagación se explica debido a ciertos factores como el desarrollo y popularización de la píldora anticonceptiva, el turismo internacional o la falta de uso del preservativo.

Este contexto hace que prácticamente toda la sociedad esté expuesta a las ETS, aunque las medidas preventivas, sustentadas por una mayor y mejor educación sexual de los jóvenes a través de información en los colegios y artículos como este, disponibles de modo abierto en Internet, podrían cambiar la tendencia a medio plazo.

En este artículo, hablaremos sobre una de las enfermedades más comunes que atendemos en nuestro servicio y que se integran dentro de las conocidas como vulvovaginitis -inflamación de la vulva o la vagina, acompañada generalmente de secreción vagina-, la candidiasis.

Candidiasis: síntomas, diagnóstico y tratamiento

La cándida y muchos otros microorganismos que normalmente viven en la vagina se mantienen mutuamente en equilibrio. Una alteración de esta homeostasis puede llevar a un sobrecrecimiento y producir una molesta sintomatología.

Resulta muy fácil de detectar dados sus síntomas, que son evidentes y realmente incómodos: picor y ardor en el área vulvovaginal, molestias durante las relaciones íntimas y secreción vaginal blanquecina y espesa. Además, la pareja masculina puede presentar prurito, erupciones y ardor en la zona íntima después del acto sexual.

Es típico y habitual que dichos síntomas incrementen su intensidad una semana antes de la menstruación y, de manera contraria, la reduzcan una vez se presenta.

Las mujeres embarazadas, diabéticas, que consumen anticonceptivos hormonales, antibióticos o corticoides serán más propensas a su desarrollo.

El diagnóstico se llevará a cabo a través de un cultivo de las secreciones para determinar el tipo exacto de Candida.

Si es Candida albicans, la más común en cerca del 90% de los casos, entonces se tratará con antimicóticos locales o generales, en dosis únicas o duraderas según se trate de candidiasis episódica, crónica o recurrente. El uso de probióticos ayudará a reforzar la flora vaginal saprofita y a alcanzar un adecuado control de pH vaginal que previene el crecimiento excesivo de estas micosis. El tratamiento del compañero sexual también se considerará en orden de evitar la reaparición de la candidiasis.

Otras especies de Cándida menos frecuentes, como pueden ser Glabrata, tropicalis o Kruseiison, además, más difíciles de erradicar, siendo necesario utilizar tratamientos de segunda linea que incluyen ácido bórico.

Cómo prevenir el desarrollo de candidiasis

Para evitar el desarrollo de la candidiasis, se recomiendan los siguientes hábitos:

  • Consumir más frutas cítricas, repollo, setas shiitake, jengibre, remolacha, zanahoria, cebada, ajo, orégano, cilantro, romero, eneldo, salvia, hinojo, cardamomo y anís.
  • Eliminar la ingesta de alcohol y azúcar refinado -presente en dulces y bollería industrial-.
  • Higiene íntima diaria con jabones suaves y agua.
  • Mantener la zona vaginal lo más seca posible -cambiar rápidamente la ropa interior o de baño mojada-.
  • Uso de ropa interior de algodón y prendas que no sean excesivamente ajustadas.
  • Disminuir el nivel de estrés con prácticas como el yoga o la meditación.
  • Uso del preservativo.

Esperamos que este artículo os haya resultado de utilidad. Para acceder a más información podéis entrar en la página web de la Unidad de la Mujer o haceros con el libro Ser Mujer, la obra más completa para entender y superar los cambios que experimentan las mujeres desde la infancia hasta la vejez. También podéis poneros en contacto con nosotros a través de este número de teléfono: 91.730.36.73.

Leave a reply