Factores de riesgo que aumentan las probabilidades de padecer cáncer de mama

Hoy, 19 de octubre, no es un día cualquiera. Y no lo es porque desde hace años esta fecha viene marcada por el nombre de una enfermedad que a ninguno no es ajena. Hablamos del cáncer que tienen más probabilidades de padecer las mujeres a lo largo de su vida, aunque gracias a los avances médicos, la concienciación y el diagnóstico precoz, también es uno de los que cuentan con mejor porcentaje de curaciones completas.

Hoy, 19 de octubre, es el Día Mundial Contra el Cáncer de Mama.

Las estadísticas relacionadas con el cáncer de mama arrojan datos esperanzadores, pues, aunque 1 de cada 8 mujeres lo vayan a padecer a lo largo de su vida, la mortalidad ha ido disminuyendo a pasos agigantados y las posibilidades de curación, actualmente, son verdaderamente altas.

No obstante, a este respecto, conviene seguir remarcando la importancia de detectar el tumor en su etapa inicial. Esta es la clave del éxito de cualquier tratamiento: el diagnóstico precoz. Para ello, las revisiones periódicas y la autoexploración resultan básicas.

En este artículo, queremos centrarnos en los factores de riesgo que, si bien no causan el cáncer, sí pueden aumentar las probabilidades de tenerlo.

Factores de riesgo del cáncer de mama

Sexo
La probabilidad de que una mujer padezca cáncer de mama es 100 veces mayor que la de un hombre.

Edad
Un 75% de los casos se diagnostican después de la menopausia, aunque no conviene olvidar que un 25% de las mujeres afectadas son jóvenes.

Factores ambientales
Tanto la dieta como la masa corporal, el sedentarismo, el estrés, la falta de sueño, el abuso en el consumo de alcohol y el tabaco son factores que pueden potenciar la aparición de estos tumores malignos.

Factores hormonales
Parece que las mujeres que tuvieron su primera menstruación antes de los 12 años o las que tuvieron la menopausia más allá de los 55 pueden desarrollar cierta predisposición; así como aquellas que no han tenido hijos o se han quedado embarazadas después de los 30 años.

En contraposición, diferentes estudios afirman que la lactancia prolongada en el tiempo, más allá de un año desde el nacimiento del niño, podría reducir levemente el riesgo de padecer cáncer de mama.

En cuanto a la relación entre el uso de anticonceptivos hormonales o la aplicación de tratamientos hormonales sustitutivos en la menopausia y el cáncer de mama, parece que ambos tratamientos podrían aumentar ligeramente las probabilidades de padecerlo.

Por otro lado, no existen evidencias de que los tratamientos de infertilidad tengan algún tipo de repercusión en este sentido.

Factores genéticos
Solo entre un 5-10% de los cánceres de mama son atribuibles a la presencia de alteraciones genéticas.

Lesiones precancerosas
Se recomienda un seguimiento exhaustivo ante la aparición de atipias, hiperplasias –es decir, crecimiento exagerado de las células-, inflamaciones con lesiones complejas o carcinomas in situ.

Estos 6 serían los factores de riesgo relacionados con el cáncer de mama. Aunque, como afirmábamos anteriormente, no son causas directas de cáncer, sí conviene prevenir y actuar sobre aquellos aspectos que se puedan mejorar, como la dieta o la actividad física, e informarse a través de especialistas cualificados que asesoren y guíen a lo largo de cada una de las etapas de la vida de una mujer.

Esperamos que este artículo os haya resultado de utilidad. Para acceder a más información podéis entrar en la página web de la Unidad de la Mujer y pedir cita con cualquiera de nuestros especialistas o haceros con el libro Ser Mujer, la obra más completa para entender y superar los cambios que experimentan las mujeres desde la infancia hasta la vejez.

Unidad de la Mujer

Leave a reply