*/?>

Es la unidad dedica a la prevención, estudio y tratamiento de las lesiones premalignas y los tumores del aparato genital femenino a nivel de cuello uterino, vagina, vulva (genitales externos), región perineal (área entre vulva y ano).

La Unidad cuenta con ginecólogos subespecializados en esta área, que garantizan una atención con alta calidad científica.

PatologiaTractoGenitalInferior-Foto 1

PatologiaTractoGenitalInferior-Foto 2

 

Equipo y tecnología

  • Colposcopio
  • Laboratorio  Clínico – Biomarcadores
  • Laboratorio de Patología – Estudios de Inmunohistoquímica
  • Ecografía
  • TAC
  • Resonancia magnética
  • PET-SCAN

Exámenes que se realizan en la Unidad

  • Citología convencional y en base líquida
  • Test de VPH
  • Biopsias dirigidas
  • Colposcopia
  • Histeroscopia

Servicios

  • Consulta preventiva y/o diagnóstica
  • Vacunación para  VPH
  • Biopsias
  • Colposcopia
  • Histeroscopia
  • Tratamientos terapeuticos locales: LEEP, conización, Criocirugía.
  • Junta multidisciplinaria con especialistas en radioterapia, oncológica y dolor
  • Cirugía  oncológica convencional y radical por laparoscopia

La colposcopia es un examen que a través de un microscopio con varios aumentos,  que nos ayudan a detectar cambios en fase temprana sobre el epitelio genital, para poder localizar posibles lesiones y en caso de ser necesario realizar la toma de una biopsia (muestra de tejido) con la finalidad de diagnosticar lesiones del cuello del útero, principalmente el diagnóstico precoz del cáncer cervicouterino. Adicionalmente nos permite visualizar lesiones en vagina (vaginoscopia) y vulva (vulvoscopia).

PatologiaTractoGenitalInferior-Foto 3

PatologiaTractoGenitalInferior-Foto 4

En estas patologías desempeña un papel importante la infección por el virus del papiloma humano (HPV) cuyas lesiones pueden ser diagnosticadas por este método y del cual existen más de 100 tipos, algunos de ellos con alto riesgo de producir lesiones malignas (cáncer) o verrugas genitales de ahí la importancia de la vacunación y el seguimiento rigurosos de las pacientes para determinar en que casos existe una actividad vírica (detección de proteínas P-16 y K-67) que pueda hacer progresar estas lesiones, existiendo riesgo de aparición de un cáncer del tracto genital inferior.