Inseminación artificial con semen de la pareja (IAC): cumpliendo el sueño de ser padres

La inseminación artificial (IA) integra uno de los dos grandes grupos en los que se dividen las técnicas de reproducción asistida (TRA) -el otro es el de la fecundación in vitro (FIV)-. Consiste, básicamente, en la facilitación del encuentro entre espermatozoide y óvulo a través de la colocación de una muestra de semen en el interior del útero de la mujer. Dicha muestra habrá sido previamente preparada en el laboratorio, seleccionando y concentrando los espermatozoides de mayor calidad, es decir, aquellos que presentan mejor movilidad.

La diferencia principal que presenta con respecto al otro grupo de técnicas de reproducción asistida, la FIV, es que, en este caso, no es necesaria la extracción previa de los óvulos de la mujer, sino la estimulación ovárica y el control endometrial para calcular el momento idóneo en el que realizar la inseminación artificial (IA).

Además, conviene saber que, dentro del apartado de la IA, encontramos dos subgrupos: la realizada con semen de la pareja (IAC) o con semen de donante (IAD). Hoy hablaremos de la IAC.

Inseminación artificial con semen de la pareja (IAC)

Cuándo está indicada la IAC

  • Cuando se detecta en el hombre una alteración leve del semen.
  • Cuando la mujer tiene defectos en la ovulación o sufre una endometriosis leve.
  • En los casos de esterilidad de origen desconocido.

Requisitos para poder someterse a una IAC

  • Las mujeres deben tener la capacidad de ovular espontáneamente o con tratamiento y al menos una trompa permeable -sin obstrucciones-. Para comprobar la permeabilidad de las trompas se realiza una histerosalpingografía.
  • Los hombres necesitan una concentración mínima de espermatozoides móviles recuperados -superior a los 3 millones-.

Procedimiento de la IAC: estimulación ovárica

1º. Se realiza una estimulación suave de la ovulación a través de inyecciones intramusculares de hormonas durante 10-12 días. El objetivo es que se produzcan dos folículos como máximo y, de esta manera, aumentar las probabilidades de embarazo, ya que de forma natural las mujeres suelen producir tan solo un folículo en cada ciclo menstrual.

2º. A lo largo de este periodo se realizarán entre 3 y 4 ecografías para controlar la evolución del tratamiento y, asimismo, se comprobará el crecimiento y evolución de los folículos a través del nivel de estradiol en sangre.

3º. Tras el control ecográfico, que permitirá determinar el momento en el que el folículo dominante alcance un tamaño de entre 17 y 20 mm, se administrará a la mujer, vía inyección subcutánea, la hormona gonadotropina coriónica humana (hCG). Dicha hormona será la encargada de completar la maduración del folículo e inducir la ovulación.

4º. Transcurridas unas 35-37 horas desde la inyección de la hCG, el folículo deberá haber alcanzado el tamaño adecuado -las ecografías vaginales se encargarán de dicha comprobación- y se programará la inseminación artificial.

5º. La muestra de semen se llevará al laboratorio de reproducción unas dos horas antes de la IA, en donde los biólogos capacitarán la muestra, preparando los espermatozoides móviles en un recipiente de 0,2 ml para que, posteriormente, sean introducidos dentro del útero de la mujer en una sencilla intervención que no requiere sedación y que se realiza en la propia consulta. Con la ayuda de un espéculo vaginal, el especialista introduce la cánula con la muestra de esperma a través del cuello uterino hasta el interior del útero. Las molestias que percibirá la mujer no serán superiores a las provocadas por una citología rutinaria.

6º. Después de descansar unos minutos en la consulta, se citará a la paciente para la realización de la prueba de embarazo en torno a los 15 días siguientes y se contemplará la necesidad de prescribir medicación -progesterona para favorecer la implantación-. Durante este tiempo, se deberá llevar una vida normal, evitando las actividades físicas de alta intensidad.

Probabilidades de éxito de una IAC

Las probabilidades de éxito de una inseminación artificial con semen de la pareja varían entre el 10 y 15% por ciclo, y se realizan de 2 a 4 ciclos.

Esperamos que este artículo os haya resultado de utilidad. Para acceder a más información podéis entrar en la página web de la Unidad de la Mujer o haceros con el libro Ser Mujer, la obra más completa para entender y superar los cambios que experimentan las mujeres desde la infancia hasta la vejez. También podéis poneros en contacto con nosotros a través de este número de contacto: 91.730.36.73

Leave a reply