La enfermedad de Chagas

La enfermedad de Chagas está producida por la infección crónica de un parásito llamado Trypanosoma cruci. Es endémica en América, desde el sur de Estados Unidos hasta el norte de Chile y sur de Argentina. La mayor parte de la prevalencia de la enfermedad se observa en Bolivia, Argentina y Paraguay.

En 2006, se calculaba que existían 8 millones de infectados y que se podían producir unas 12 500 muertes al año por la enfermedad debido al daño cardíaco que produce.

Como consecuencia de la inmigración creciente que procede de zonas donde la enfermedad es endémica, estamos observando un aumento de casos de enfermedad de Chagas congénita en España.

Formas de transmisión de la enfermedad de Chagas

La forma de transmisión puede ser:

  • Por picadura del insecto -es la principal-: son insectos hemípteros hematófagos (triatoma infestans, también se conoce como chinche negra o vinchuca) que se contaminan al picar a un animal o persona infectada. La infección se propaga a las personas cuando un insecto infectado deposita heces en la piel y dicha persona se frota las picaduras, por lo que se introducen las heces en la herida. Estos insectos solo existen en países endémicos, no en España.
  • Madres embarazadas a su futuro hijo -la siguiente en importancia-: el parásito llega al feto por diseminación sanguínea atravesando la placenta y puede ser causa de aborto, muerte fetal intrauterina, bajo peso al nacimiento y prematuridad.
  • Transfusiones sanguíneas o donación de órganos procedentes de personas infectadas.
  • Oral: por ingestión de alimentos contaminados con materia fecal de los insectos infectados.

Síntomas de la enfermedad de Chagas

Cuando el parásito entra en el torrente sanguíneo, cursa de manera asintomática o se manifiesta con fiebre, fatiga, cefalea, pérdida de apetito, diarrea, vómitos, aumento de tamaño del hígado y bazo o aparición de una lesión cutánea llamada chagoma.

Tras esta fase inicial, los infectados pueden estar asintomáticos varios años hasta toda la vida, pero el 30-50% evolucionan de forma sintomática:

  • Cardíaca: la más frecuente, pudiendo provocar muerte súbita, miocardiopatía, insuficiencia cardíaca y arritmias.
  • Digestiva: las principales complicaciones son dilataciones del esófago y del colon.
  • Neurológica: es la más rara, pudiendo producir estados de inmunodepresión.

Diagnóstico de la enfermedad de Chagas

El diagnóstico de la enfermedad de Chagas se realiza en el laboratorio (determinación de inmunoglobulinas tipo G totales anti-Tripanosoma cruzi o demostrando la presencia del parásito en sangre).

La enfermedad de Chagas congénita suele ser más grave en los lactantes. Hay varias formas clínicas: prematuridad o bajo peso, síndrome con afectación de hígado y bazo, fiebre, edemas e ictericia, afectación cerebral, meningitis, cursando con convulsiones, rigidez y vómitos. No suele observarse afectación cardíaca.

Tratamiento de la enfermedad de Chagas

La efectividad del tratamiento frente al parásito (benznidazol, nifurtimox) depende de la rapidez con que este se inicie, siendo más efectivo cuando comienza durante los primeros meses de vida (sobre todo en el primer año). Está contraindicado durante el embarazo dado que provoca malformaciones fetales. Se ha comprobado la transmisión del parásito a través de la leche materna, por lo que estaría contraindicada la lactancia.

El tratamiento en la fase aguda ha demostrado reducir la severidad de la enfermedad, pero no tiene gran impacto sobre la progresión a la fase crónica.

El insecto vector no existe en España, por lo que la forma en la que puede aparecer la enfermedad es debido a inmigrantes procedentes de Latinoamérica. En España, las mujeres embarazadas infectadas procedentes de estos países se encuentran en la etapa crónica de la infección. El diagnóstico, manejo y tratamiento de esta población permitirán controlar y reducir la transmisión madre-hijo. Por ello, el cribado de la enfermedad de Chagas en gestantes procedentes de estos países es fundamental para realizar un diagnóstico precoz de la infección congénita y así poder realizar el tratamiento a estos recién nacidos que puedan evitar las graves secuelas.

Esperamos que este artículo os haya resultado de utilidad. Para acceder a más información podéis entrar en la página web de la Unidad de la Mujer o haceros con el libro Ser Mujer, la obra más completa para entender y superar los cambios que experimentan las mujeres desde la infancia hasta la vejez. También podéis poneros en contacto con nosotros a través de este número de contacto: 91.730.36.73.

Leave a reply