Menopausia: la verdad sobre la Terapia Hormonal Sustitutiva y su relación con el cáncer de mama

Muchos son los comentarios negativos que se han difundido sobre la terapia hormonal sustitutiva (THS) en los últimos años y, la gran mayoría de ellos, carecen de fundamento y rigor científico. Por este preciso motivo, desde la Unidad de la Mujer queremos hablar claro sobre uno de los mejores y más efectivos tratamientos que existen para paliar los síntomas que acompañan a la menopausia.

Aunque no en todos los casos ni tampoco en la misma intensidad, las mujeres menopáusicas hacen frente a una serie de molestias derivadas de la ausencia de estrógenos que se conocen con el nombre de síndrome climatérico.

Sofocos, insomnio, irritabilidad, ansiedad, depresión, aumento de peso, osteoporosis, disminución de la libido, etc., interfieren en su bienestar y calidad de vida. Este cuadro sintomático se da en cada mujer de forma diferente, en algunas aparecen todos los síntomas, en otras solo algunos e, incluso, hay mujeres que no presentan ninguno.

Teniendo en cuenta que la esperanza de vida de las mujeres cada vez es mayor, esta etapa vital ha ido adquiriendo importancia y se ha convertido en uno de los principales focos de estudio de científicos y especialistas en Ginecología. Surgen de esta forma diferentes líneas de investigación que buscan poner fin al síndrome climatérico o, al menos, moderar o controlar sus manifestaciones clínicas.

Algunas de las recomendaciones para reducir los síntomas de la menopausia son muy sencillas y de fácil aplicación: ejercicio aeróbico periódico y moderado, una dieta sana y evitar el tabaquismo son algunas de las más importantes. También tienen un papel fundamental el mantenimiento de la vida sexual, la protección del suelo pélvico y el aumento de las actividades intelectuales.

No obstante, en este sentido, el tratamiento que más beneficios reporta -con los menores riesgos posibles- es, sin duda, la terapia hormonal sustitutiva (THS) o de reemplazo. 

Polémica sobre la Terapia hormonal sustitutiva (THS) y su relación con el cáncer de mama

El objetivo de esta terapia es compensar la pérdida fisiológica de estrógenos propia de la menopausia y, la efectividad con la que logra dicho propósito, la ha llevado a convertirse en una opción aceptada y utilizada por cientos de miles de mujeres en todo el mundo.

Lejos quedan ya las conclusiones erróneamente interpretadas del estudio WHI (Women’s Health Iniciative), realizado por el Instituto Nacional de Salud de EE.UU. en 2002, que relacionaban la aplicación de esta terapia con el aumento del riesgo de padecer cáncer de mama.

El análisis parcial y sesgado de los datos arrojados por esta publicación llevó a manipular su contenido y a demonizar la THS de manera completamente injustificada. Os ponemos en situación:

Dicho estudio, llevado a cabo sobre más de 16.000 mujeres americanas, estaba dividido en diferentes áreas en función de los distintos perfiles y tratamientos aplicados. En tan solo uno de estos grupos, concretamente el que analizaba los efectos de los estrógenos de origen equino y acetato de medroxiprogesterona en mujeres mayores de 60 años y que, además, hiciera más de 10 años desde que comenzaron a experimentar los primeros síntomas de la menopausia, se detectó este aumento del riesgo de padecer cáncer de mama y enfermedades cardiovasculares. 

Este ‘brazo’ de la investigación fue el que protagonizó cientos de titulares sensacionalistas, pasando por alto el resto de sus conclusiones -por cierto, muy positivas-.

De esta manera, consideramos nuestra obligación como especialistas en Ginecología aclarar que las pruebas realizadas con otros medicamentos en mujeres pre, peri y posmenopáusicas fueron muy satisfactorias. En dichos casos, los beneficios superaban con creces los riesgos y, además, existen otras publicaciones que respaldan esta teoría, tal es el caso de Nurses Health Study, E3N, ELITEKEEPS.

Indicaciones de la Terapia hormonal sustitutiva

La THS debe ser prescrita, así como supervisada, siempre por un profesional a fin de garantizar la mayor efectividad para cada mujer y evitar sus contraindicaciones (migrañas, hipertensión…). La recomendación general es no sobrepasar los 5 años de tratamiento, aunque cada caso deberá ser estudiado de manera individual.

En último lugar, queremos resaltar la eficacia de la terapia hormonal sustitutiva frente:

  • El tratamiento de las alternaciones menstruales premenopáusicas.
  • El alivio de los síntomas del síndrome climatérico.
  • La prevención de la osteoporosis.
  • La disminución del riesgo de depresión.
  • La prevención de las enfermedades cardiovasculares.
  • La mejoría psicosocial en aspectos como la libido o la autoestima.

También os recomendamos ver este vídeo para entender mejor los cambios a los que tendréis que hacer frente a lo largo de la menopausia:

Esperamos que este artículo os haya resultado de utilidad. Para acceder a más información podéis entrar en la página web de la Unidad de la Mujer y pedir cita con cualquiera de nuestros especialistas o haceros con el libro Ser Mujer, la obra más completa para entender y superar los cambios que experimentan las mujeres desde la infancia hasta la vejez.

Leave a reply