Ovarios poliquísticos ‘versus’ síndrome de los ovarios poliquísticos (SOP)

A pesar de la importancia de realizar revisiones ginecológicas periódicas, algo en lo que siempre insistimos, la mayor parte de las anomalías detectadas en dichos chequeos son benignas. Lo cual no quiere decir que no sea necesario un correcto diagnóstico, incluso, en ocasiones, la aplicación de uno o varios tratamientos. El término benigno, en el ámbito médico, se emplea para designar aquellas afecciones, tumores o neoplasias no cancerígenas que, por lo general, crecen de manera lenta y no son dañinas ni excesivamente graves. Ahora bien, pueden provocar problemas de salud que alteren de manera significativa la calidad de vida de las mujeres.

Este es el caso de los ovarios poliquísticos y del síndrome de los ovarios poliquísticos (SOP). Muchas mujeres suelen equiparar ambas patologías, así que vamos a describir las características de cada una de ellas con el objetivo de evitar confusiones.

Ovarios poliquísticos

Los ovarios poliquísticos, a pesar de lo que pueda parecer en un principio, no están directamente relacionados con el desarrollo de quistes -aunque pueden provocar su aparición-. En realidad, estamos hablando de una alteración en la disposición de los folículos -estructuras anatómico-funcionales que forman parte de los ovarios-, frecuentemente en mujeres jóvenes, que puede ser asintomática o asociarse a ovulaciones dolorosas y reglas irregulares. Sería más correcto denominar a este tipo de ovarios ‘multiquísticos’ en vez de ‘poliquísticos’ porque en la mayoría de los casos son asintomáticos y no requieren tratamiento, aunque sí un seguimiento por parte del especialista.

En los casos en los que se presenten uno o varios de los síntomas anteriormente citados, se prescribirá un tratamiento hormonal adaptado a las necesidades de cada paciente.

Con el paso del tiempo, lo normal es que este tipo de ovarios poliquísticos dejen de serlo, al disminuir el número de folículos y, con ellos, los síntomas que hayan podido manifestarse.

Síndrome de los ovarios poliquísticos (SOP)

Por el contrario, el SOP se da cuando los ovarios o las glándulas suprarrenales femeninas producen más hormonas masculinas de lo normal, provocando la aparición de quistes ováricos y los siguientes síntomas:

  • Ciclos irregulares.
  • Amenorrea (falta de regla).
  • Aumento de vello corporal y pérdida del cabello, acné y obesidad.
  • Desarrollo de diabetes o enfermedades cardiovasculares.
  • Falta de ovulación y, por tanto, esterilidad.

Los dos tipos de ovarios comparten algunos de sus síntomas, incluso, en ocasiones, resulta complejo distinguirlos en las ecografías. La diferencia es que el SOP es un trastorno grave que cursa con alteraciones clínicas y analíticas. Por tanto, el especialista debe ser extremadamente cauteloso a la hora de realizar un diagnóstico para no propiciar estados de ansiedad evitables.

Además, el síndrome de los ovarios poliquísticos puede ser leve, moderado o grave, por lo que cada paciente requerirá un estudio específico y personalizado. El tratamiento dependerá de esta cuestión, aunque por norma general iniciará con un control dietético estricto.

También es importante saber que el SOP, a diferencia de los ovarios poloquísticos, suele intensificar su gravedad si no se trata convenientemente.

Conclusión

Como habéis podido comprobar, los varios poliquísticos y el SOP no son patologías equiparables. De hecho, los primeros se asocian a mujeres muy fértiles y, el segundo, puede degenerar en esterilidad. No obstante, ante cualquiera de los síntomas mencionados a lo largo de este artículo, conviene acudir al especialista lo antes posible: para aliviar las molestias sea cual sea la alteración diagnosticada y evitar el desarrollo de enfermedades como la diabetes en el caso del SOP.

Esperamos que este artículo os haya resultado de utilidad. Para acceder a más información podéis entrar en la página web de la Unidad de la Mujer o haceros con el libro Ser Mujer, la obra más completa para entender y superar los cambios que experimentan las mujeres desde la infancia hasta la vejez. También podéis poneros en contacto con nosotros a través de este número de contacto: 91.730.36.73.

Leave a reply