¿Qué es la incompatibilidad Rh materno-fetal y por qué se produce?

La incompatibilidad Rh materno-fetal se desarrolla cuando una mujer embarazada tiene sangre negativa y el feto posee sangre Rh positiva. Pero ¿qué quiere decir exactamente eso?

En primer lugar, conviene saber que los diferentes grupos sanguíneos ‘A’, ‘B’, ‘AB’ y ‘0’ dependen de unas proteínas que se localizan en la superficie de los glóbulos rojos. Además, hay otra proteína, que es la del Rh. Aquellas personas que tengan esta proteína serán Rh positivas y las que no, Rh negativas.

Existe un 50% de probabilidad de que, si una mujer es Rh negativo y se queda embarazada de un varón Rh positivo, el bebé también sea Rh positivo. Si se da esta situación, entonces estaremos ante un caso de incompatibilidad Rh materno-fetal.

Tal y como explicaba el Dr. Juan José Vidal Peláez, Dir. de la Unidad de la Mujer, al portal infosalus.com, es muy poco frecuente que haya problemas en el primer embarazo salvo en caso de hemorragias, puesto que la sangre del feto no está en contacto con la sangre de la madre hasta que tiene lugar el desplazamiento de la placenta durante el parto.

¿Qué ocurre cuando existe dicha incompatibilidad Rh materno-fetal?

Según el Dr. Vidal, el organismo de la madre generará unos anticuerpos para combatir esa ‘sustancia extraña’ que suponen las células sanguíneas fetales Rh positivo. La problemática vendrá dada cuando dichos anticuerpos accedan al feto a través de la placenta, destruyendo de esta manera los glóbulos rojos del bebé.

En su descomposición, estos glóbulos rojos producen bilirrubina y esta provoca que el feto adquiera una tonalidad amarillenta o ictericia, de mayor o menor intensidad en función de la cantidad de bilirrubina originada.

En sucesivos embarazos, este proceso sería aún más probable, ya que los anticuerpos permanecerían en la sangre de la madre y entrarían fácilmente en contacto con el feto a través de la circulación placentaria.

Incompatibilidad Rh materno-fetal: prevención, detección y tratamiento

Cuando una mujer Rh negativo se queda embarazada, se realiza un análisis de sangre, llamado Test de Coombs para comprobar la presencia de estos anticuerpos que, aunque inofensivos para la mujer y el feto, si este es Rh negativo, pueden complicar el embarazo. Para evitarlo, se administrará una dosis de la vacuna ‘anti-Rh’ alrededor de las 28 semanas de gestación y otra en los 3 primeros días después del parto, incluso en caso de aborto.

Asimismo, si durante la gestación existe la necesidad de realizar amniocentesis o una biopsia corial para descartar enfermedades genéticas, habrá que aplicar la vacuna después de cada una de ellas.

Aunque en los países occidentales es poco frecuente que las mujeres estén sensibilizadas y tengan anticuerpos anti-Rh por el uso de estas vacunaciones, en los casos en que sí los tengan, en el embarazo habrá que controlar los niveles de estos anticuerpos durante toda la gestación para, si van en aumento, extraer al feto en cuanto tenga la madurez suficiente y, si no la tiene, habrá incluso que realizar transfusiones intrautero al feto hasta que alcance la deseada madurez para poder terminar el embarazo.

Tras el nacimiento del bebé, será necesario realizar una o varias exanguinotransfusiones para cambiar su sangre por otra que sea Rh negativa hasta asegurarse de que los ‘anticuerpos anti-Rh’ trasmitidos por la madre desaparecen por completo.

Tal y como afirma el Dr. Juan José Vidal Peláez a esta publicación, gracias a la evolución del Diagnóstico Prenatal, las complicaciones relacionadas con la incompatibilidad Rh materno-fetal están prácticamente superadas.

Esperamos que este artículo os haya resultado de utilidad. Para acceder a más información podéis entrar en la página web de la Unidad de la Mujer o haceros con el libro Ser Mujer, la obra más completa para entender y superar los cambios que experimentan las mujeres desde la infancia hasta la vejez. También podéis poneros en contacto con nosotros a través de este número de contacto: 91.730.36.73.

Artículo supervisado por el Dr. Vidal

Leave a reply