Rehuir de los modelos falocéntrico y coitocéntrico

A principios de diciembre tuvo lugar el XIV Congreso Español de Sexología y, entre otros temas, se debatió sobre la necesidad de rehuir de los modelos falocéntrico y coitocéntrico.

A continuación, Elena Iracheta, psicóloga clínica y sexóloga de la Unidad de la Mujer, reflexiona sobre esta cuestión, respaldando la conclusión a la que se llegó en este encuentro de especialistas.

Desde la Antigüedad se ha considerado al pene (falo) como símbolo de dominación y poder. El hombre, que controla, es el dueño del pene, y el que ejerce poder en la relación sexual y en la sociedad en general… Lo mismo ha ocurrido con el coito, parecía que el sexo se reducía a la cópula. El único fin de la relación sexual era esta. No había más.

Es en este contexto donde se cuestiona la pauta general de las relaciones sexuales que estarían estancadas en estereotipos masculinizantes donde el sujeto del discurso es el hombre, el varón.

Desde hace unos años hasta nuestros días estos roles han ido cambiando. El sexo ya es cosa de dos. La mujer ha reivindicado su papel activo en el mismo, sus deseos y su capacidad de sentir placer exactamente igual que el hombre.

El sexo es algo más que un coito, es el placer que consiguen dos personas en toda la extensión de la palabra… Es lo que consiguen uniendo sus cuerpos, más allá del simple acto sexual. Incluye multitud de aspectos, como la seducción, la admiración, la complicidad, la valoración del otro, los besos, el sexo oral, la masturbación…  y no puede ni debe acotarse a un único elemento, como pueden ser el pene o el coito.

Esperamos que este artículo os haya resultado de utilidad. Para acceder a más información podéis entrar en la página web de la Unidad de la Mujer o haceros con el libro Ser Mujer, la obra más completa para entender y superar los cambios que experimentan las mujeres desde la infancia hasta la vejez. También podéis poneros en contacto con nosotros a través de este número de contacto: 91.730.36.73.

Leave a reply