Relación entre el ácido retinoico y las malformaciones fetales

El ácido retinoico es un derivado de la vitamina A, que es una vitamina liposoluble que se encuentra en muchos alimentos y que tiene efectos beneficiosos sobre la piel, protegiéndola de determinadas enfermedades, además de que, en dosis adecuadas, es necesario para el correcto desarrollo fetal.

Se usa principalmente para el tratamiento de enfermedades cutáneas como el acné o la psoriasis.

Sin embargo,  la administración de dosis altas de  vitamina A o de derivados de esta (ácido retinoico, isotetrionina, etetrinato…) por vía sistémica (vía oral principalmente)  produce efectos perjudiciales para el feto. 

De hecho, se considera un fármaco teratógeno (que produce malformaciones fetales), siendo las malformaciones más importantes las craneofaciales, cardíacas, del timo y del sistema nervioso central.

Estas malformaciones pueden producirse incluso si la gestación ha tenido lugar después de haber dejado el tratamiento con estos fármacos, recomendándose esperar entre un mes y dos años (dependiendo del derivado del ácido retinoico utilizado) para iniciar la gestación.

Cuando la administración de estos fármacos es vía tópica, la absorción es muy escasa sobre piel sana, no habiéndose podido demostrar efectos teratógenos sobre el feto en los distintos estudios, tanto prospectivos como retrospectivos, publicados.

Aunque han aparecido algunos casos aislados de malformaciones que pudieran atribuirse al tratamiento con ácido retinoico en mujeres que han realizado tratamiento tópico, las cuales pueden ser debidas al uso de estos sobre lesiones cutáneas o a la administración de estos junto con agentes queratolíticos (peróxido de benzoilo) o en vehículo alcohólico.

No obstante, dado el efecto teratogénico conocido de estos medicamentos cuando se usan vía oral, y que existen casos descritos de malformaciones fetales concomitantes con el uso tópico de los mismos, se considera prudente evitar su uso durante el embarazo o en caso de  estar intentando una gestación.

Por último, en el caso de que la paciente desconociera esta información, y se haya producido la administración tópica de estos medicamentos durante la gestación, la actitud debe ser tranquilizadora, no precisándose un seguimiento diferenciado sobre otras pacientes dado el bajo riesgo de malformaciones fetales existente cuando se usan vía tópica.

Esperamos que este artículo os haya resultado de utilidad. Para acceder a más información podéis entrar en la página web de la Unidad de la Mujer y pedir cita con cualquiera de nuestros especialistas o haceros con el libro Ser Mujer, la obra más completa para entender y superar los cambios que experimentan las mujeres desde la infancia hasta la vejez.

Leave a reply