Repercusión del Parvovirus B19 en embarazadas

Antes de nada, os recomendamos la lectura de este artículo para descubrir qué es exactamente el Parvovirus B19.

Como las infecciones por este virus durante el embarazo pueden provocar muerte fetal y estas infecciones suelen aparecer en brotes comunitarios, los riesgos para el feto tras el contacto materno con personas con infección por Parvovirus B19 reconocida son una preocupación frecuente.

Sin embargo, en las embarazadas con nivel de anticuerpos desconocido -saber si lo ha pasado o no-, se estima que el riesgo de muerte fetal postexposición a este virus es menor del 1.5%.

Los riesgos para el feto parecen ser máximos si la infección se produce antes de la semana 20 de gestación.

Las profesoras embarazadas con riesgo de infección deben considerar la baja laboral durante brotes de Parvovirus B19 en la comunidad.

Las mujeres embarazadas que no hayan pasado la enfermedad en su infancia o previamente al embarazo se consideran pacientes de alto riesgo.

La infección durante el embarazo tiene un riesgo de infección fetal en el 33% de los casos de debido a la inmadurez del sistema inmune del feto, produciendo en el feto anemia, inflamación cardíaca y hepática, acúmulo generalizado de líquido en el feto –hidrops fetal– y más alteraciones.

Puede producir muerte fetal entre el 3 y el 9% de los casos de infección.

Este virus no produce malformaciones fetales.

Su diagnóstico durante la gestación es complicado. Se realiza mediante analíticas a la madre en varios periodos del embarazado -solicitar anticuerpos-, pudiendo llegar a realizar una amniocentesis o analítica de sangre al propio feto para saber si está infectado.

El tratamiento en la embarazada seguirá siendo asintomático, como describíamos en el artículo que os recomendábamos leer al principio de este, precisando medidas muy específicas en casos de alteraciones en las ecografías de seguimiento del embarazo, como transfusiones al feto dentro del útero.

Es muy importante tener en cuenta que, independientemente de la modalidad terapéutica adoptada, no se han detectado secuelas en los fetos que sobreviven a esta infección. Tampoco se ha observado alternaciones en el desarrollo posterior de estos niños en los estudios de seguimiento a largo plazo realizados.

Artículo publicado por el Dr. Ángel Lorenzo Álvarez

Esperamos que este artículo os haya resultado de utilidad. Para acceder a más información podéis entrar en la página web de la Unidad de la Mujer o haceros con el libro Ser Mujer, la obra más completa para entender y superar los cambios que experimentan las mujeres desde la infancia hasta la vejez. También podéis poneros en contacto con nosotros a través de este número de contacto: 91.730.36.73.

Leave a reply