Viajar Embarazada: consejos para unas vacaciones felices.

El embarazo es una etapa muy feliz en la vida de muchas parejas, si bien también es un período lleno de incertidumbres y miedos que podrían condicionar la vida de la pareja muchas veces más allá de lo necesario. En este artículo te facilitamos algunos consejos que te ayudarán a viajar tranquila en tu estado de gestación, independientemente de la semana en la que te encuentres. Es decir, que salvo que exista algún problema médico concreto, se puede viajar embarazada sin problema, por supuesto observando normas de seguridad especificas propias de la gestación.

  • VIAJAR en COCHE. Te recomendamos realizar periodos de descanso de 15-20 minutos cada 2 horas, bajando del coche a “estirar las piernas” ya que durante la gestación la circulación sanguínea se encuentra dificultada, existiendo más riesgo de problemas circulatorios como episodios de tromboembolismos. La paciente debe hidratarse bien y llevar algo de comer ligero que aporte hidratos de carbono que puedan evitar una bajada de azúcar. Por último, no es conveniente realizar viajes largos sola o conduciendo, siendo preferible ir con un acompañante. Por supuesto, la gestante debe llevar puesto EN TODO MOMENTO el CINTURON DE SEGURIDAD. Existen adaptadores para el cinturón que hacen que llevarlo te pueda resultar más cómodo, pero en cualquier caso el cinturón no daña al feto y las lesiones que este pudiera producir en caso de accidente, siempre serán menores que las que evita.
  • VIAJAR en AVION. En primer lugar debes saber que no supone ningún problema; puedes viajar en cualquier momento si el embarazo cursa con normalidad. Las compañías aéreas suelen fijar una edad gestacional a partir de la cual no dejan volar a mujeres gestantes (ninguna quiere asistir a un parto en cabina), por lo que es posible que te pidan que lleves un informe de tu ginecólogo donde figure tu fecha probable de parto. En vuelos de larga duración es conveniente levantarse y pasear por el avión si es posible. También es recomendable tomarse 100-200 mg de ácido acetil salicílico (aspirina) antes del vuelo, ya que como hemos comentado anteriormente la gestante puede presentar más problemas circulatorios, y así evitaremos el famoso “síndrome de la clase turista”. Debes además saber, que los “arcos de seguridad” de entrada a las terminales no suponen riesgo alguno para el feto.
  • VIAJAR en TREN. El tren se considera un medio de trasporte seguro y muy adecuado a la mujer embarazada ya que le permite levantarse y moverse con facilidad, podríamos decir que, de ser posible, consideramos este como el medio de elección.

En todos los casos es conveniente asegurarse de que se lleva un seguro médico adecuado que cubra cualquier incidencia relacionada con la gestación y/o parto, sobre todo si se viaja fuera de la Comunidad Económica Europea.

No es conveniente viajar a países cuyas condiciones sanitarias no sean adecuadas y/o sufran enfermedades endémicas. Para viajar a estos países se suele necesitar vacunarse de determinadas enfermedades, no siendo posible en algunos casos, realizar dicha vacunación a mujeres gestantes.

Por último, recordar que en caso de viajar a destinos cálidos se debe tener especial cuidado con el sol ya que durante la gestación la piel es mucho más sensible, y pueden aparecer manchas que son de carácter permanente por lo que se deben usar protectores solares con índice de protección mayor de 30. A su vez la paciente es mucho más susceptible a la deshidratación por lo cual debe recordar beber líquidos de forma frecuente.

Dr. F. Esteban Navarro
Unidad de la Mujer. Hospital Ruber Internacional. Madrid.
www.unidaddelamujer.es

Leave a reply