Cómo combatir el insomnio durante la menopausia

¿Por qué se experimenta insomnio durante la menopausia? ¿Cuáles son sus consecuencias a corto plazo? ¿Se puede evitar…?

El cese de la menstruación, o menopausia, afecta de manera muy diferente a cada mujer. Mientras que algunas afirman no percibir cambios significativos en su calidad de vida, otras sufren gran parte de los síntomas que se encuadran en lo que se conoce como síndrome climatérico. La causante principal de estas molestias, más o menos intensas, es la ausencia de estrógenos, ya que el ovario deja de producirlos a lo largo de esta etapa. Y, como consecuencia, se pueden llegar a padecer sofocos, cambios en el estado de ánimo, aumento de peso, osteoporosis… y/o insomnio.

Índice de contenido – Menopausia e insomnio
Por qué se produce
Consecuencias
Cómo evitarlo

Por qué se puede sufrir insomnio durante la menopausia

Los problemas para dormir son habituales en gran parte de la sociedad, con independencia de la edad. Pero, durante la menopausia, las mujeres suelen ver intensificada su dificultad para conciliar el sueño, despertándose, además, varias veces durante la noche o desvelándose de madrugada. Esta situación les provoca un estado de somnolencia a lo largo del día que afecta a su rendimiento y, lo que es más importante, a su calidad de vida y bienestar.

Pero cuáles son las causas de este trastorno del sueño

Sofocos

Los sofocos son una sensación de calor intensa y repentina que suele aparecer en la zona superior del cuerpo –cabeza, cuello y tórax- y estar acompañada de sudor, palpitaciones o ansiedad.

La disminución progresiva de la producción de estrógenos repercute de manera directa en la capacidad del cuerpo para controlar los cambios de temperatura. De esta manera, las situaciones estresantes, las comidas copiosas o el consumo de alcohol y café, entre otras circunstancias, provocan la aparición de este trastorno, sobre todo durante la noche.

Déficit de progesterona

Durante la menopausia, no solo se ve afectado el nivel de estrógenos en el organismo, sino también el de progesterona -ambas hormonas sexuales femeninas producidas por el ovario-. Y una de las principales funciones de esta última es controlar el sueño.

Otras causas de insomnio durante la menopausia

Tanto los sofocos como el déficit de progesterona inciden en el sueño, pero las circunstancias personales de cada mujer también afectan. El síndrome climatérico supone el caldo de cultivo perfecto para que cualquier crisis laboral, familiar o de pareja se intensifique y repercuta de forma directa en el descanso nocturno.

¿Qué consecuencias tiene el insomnio?

Además del cansancio constante, el insomnio repercute en otros síntomas relacionados con la menopausia. Así, se intensificarán los cambios de humor, la irritabilidad, la tendencia a deprimirse o la disminución de la capacidad de concentración o de memorización.

Cómo evitar el insomnio durante la menopausia

El tratamiento dependerá de la causa o las causas que provoquen el insomnio y su magnitud. No obstante, algunos consejos pueden ayudar a sobrellevar estos síntomas:

  • Evitar las comidas copiosas y tratar de cenar alimentos ligeros. En la medida de lo posible, reducir o eliminar el consumo de café y alcohol.
  • La actividad física repercutirá de manera positiva, pero no se recomienda realizar esfuerzo físico más allá de las 8 de la tarde, ya que podría ejercer el efecto contrario y empeorar el cuadro de insomnio.
  • El dormitorio debe ser un espacio de tranquilidad en el que no haya luces ni ruidos estridentes. Se recomienda evitar la presencia de televisiones, móviles o cualquier objeto que pueda acelerar el estado de ánimo.
  • Regular la temperatura del dormitorio y evitar taparse con excesivas capas o pijamas muy gruesos que puedan intensificar los sofocos nocturnos.
  • Mantener hábitos y costumbres en relación al sueño, tratando de irse a dormir siempre a la misma hora, después de darse una ducha templada y realizar un suave y relajante masaje corporal, también es muy conveniente.

Lo más importante es que la mujer sea consciente de que la menopausia no tiene por qué ser sinónimo de malestar y de que cualquier síntoma puede tratarse de forma efectiva. Por tanto, acudir al ginecólogo tan pronto como se empiecen a percibir los primeros síntomas incidirá de forma notable, pudiendo ser revertidos o aminorizados en la gran mayoría de casos.


Si le ha interesado este artículo y desea ser atendido por un profesional experto en este tema, no dude en llamarnos -917303673- o pedir cita a la Unidad de la Mujer del Hospital Ruber Internacional de Madrid.

Leave a reply