Posparto tras una cesárea y cuidados de la cicatriz

Las cesáreas hoy en día se realizan mediante una incisión trasversal a dos centímetros del pubis y el resultado estético es muy satisfactorio. No obstante, conviene tener en cuenta unos cuidados específicos para potenciar la óptima cicatrización de la herida y la correcta recuperación de los músculos del abdomen. Hoy veremos cuáles son en este artículo, pero antes entremos en situación.

¿Cuándo se practica una cesárea?

Las cesáreas se practican cuando los partos vaginales están contraindicados, pero su uso cada vez está más extendido y las causas que pueden llevar al obstetra a realizar esta intervención quirúrgica o a la madre a solicitarla son muy diversas: desde el cuidado del suelo pélvico de la mujer al miedo materno al parto o el simple deseo de la madre.

Cuando es la propia mujer la que, tras informarse de los pros y contras de los diferentes tipos de parto, decide que prefiere esta alternativa, estamos ante una ‘cesárea a la carta’ que no siempre es aceptada por todos los sistemas sanitarios, ya que, por lo general, el gasto que implica es mayor al de un parto vaginal.

El resultado estético es muy satisfactorio

¿Qué riesgos conlleva una cesárea?

La cesárea tiene una tasa de complicaciones maternas y fetales muy baja. Además, el uso de anestesia epidural permite que la madre esté despierta en todo momento mientras se le practica esta intervención quirúrgica y evita que los bebés tengan que ser reanimados, tal y como ocurría cuando se aplicaba anestesia general.

Sin embargo, como cualquier cirugía, conlleva sus riesgos; por ejemplo, una mayor frecuencia de hemorragias, infecciones y problemas respiratorios en el bebé o las consecuencias propias del uso de antibióticos, etc.

También se pueden dar secuelas de carácter psicológico al verse afectado el mecanismo de respuesta natural en el parto y otras consecuencias a largo plazo más comunes en mujeres que han sido insuficientemente informadas. Por este motivo es muy importante acudir a un centro que ofrezca asesoramiento integral con especialistas de primer nivel.

Aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) se hace eco de la recomendación que los profesionales han considerado de forma habitual en cuanto a la tasa ideal de cesárea, que «debería oscilar entre el 10 y el 15 %», también informa de que no hay estudios de suficiente rigor científico que relacionen esta intervención con el incremento de la mortinatalidad, la morbilidad materna y perinatal o el bienestar psicológico o social, lo cual pone en duda las cifras tan bajas recomendadas de cesárea.

La tasa de complicaciones maternas y fetales al realizar una cesárea es muy baja

Cuidados posparto tras una cesárea

  • De la misma manera que con un parto vaginal, no se recomienda mantener relaciones sexuales hasta que pasen 6 semanas desde el parto y bajo previa aprobación médica.
  • De igual forma, será el especialista el que recomiende cuándo retomar las actividades cotidianas, aunque, por norma general, esta reactivación de la rutina deberá llevarse a cabo lo antes posible con el objetivo de estimular la recuperación muscular y psíquica.
  • Se considera que caminar puede ayudar a evitar la formación de coágulos de sangre y favorecer los movimientos intestinales, aunque es posible que los primeros días la mujer se vea obligada a realizar esta actividad ligeramente inclinada hacia delante para minimizar las molestias.
  • La protección de la cicatriz durante los días siguientes a la cirugía es esencial. De esta manera, se aconseja sujetar el abdomen con ambas manos cuando se tose o estornuda, ya que aumenta la presión intraabdominal.
  • Una vez retirados los puntos, la aplicación de geles, parches o aceites esenciales será muy positiva para disminuir la reacción inflamatoria y mejorar la cicatrización con el fin de estimular la recuperación sensitiva de la zona y evitar anomalías en la cicatrización, como las cicatrices hipertróficas o queloides.
  • De manera habitual, no se recomienda el embarazo hasta pasados de entre 6 a 12 meses, siempre y cuando la intervención y el posoperatorio hayan transcurrido con normalidad.

Problemas durante el posoperatorio tras una cesárea y cuándo acudir al médico

Si el sangrado es excesivo, la necesidad de orinar persiste más de un mes, las piernas duelen, los pechos se enrojecen y endurecen o los pezones se inflaman, sube la fiebre, la cicatriz se hincha, enrojece, presenta pus o duele más de lo habitual, o aparece flujo vaginal de olor intenso y desagradable, se recomienda acudir al médico con urgencia.

Por el contrario, advertir falta de sensibilidad alrededor de la cicatriz durante los primeros días es muy común y no debe suponer causa alguna de preocupación.


Artículos relacionados


Esperamos que este artículo os haya resultado de utilidad. Para acceder a más información podéis entrar en la página web de la Unidad de la Mujer y pedir cita con cualquiera de nuestros especialistas o haceros con el libro Ser Mujer, la obra más completa para entender y superar los cambios que experimentan las mujeres desde la infancia hasta la vejez.

Leave a reply