Influencia de la pandemia en la salud de la mujer

¿Cuál ha sido la influencia de la pandemia en la salud de la mujer y en las revisiones ginecológicas?

Son muchos los aspectos de nuestro día a día que se han visto modificados en el último año por culpa de la COVID-19, tanto a nivel económico y social como, sobre todo, a nivel sanitario.

La saturación de los hospitales, la reorganización de los efectivos sanitarios y, sobre todo, el miedo a acudir a un hospital ha influido en que muchas personas hayan optado por retrasar tanto las revisiones periódicas, como la consulta de ciertos síntomas.

Así, esta situación se hace especialmente evidente en el ámbito de la salud de la mujer, y es que las revisiones ginecológicas se consideran de extrema necesidad como método de prevención. Y así nos lo explica el doctor Vidal, director de la Unidad de la Mujer de Hospital Ruber Internacional, en el vídeo que incluimos al final del artículo.

¿Por qué es importante no retrasar una revisión ginecológica?

Las revisiones ginecológicas son la principal herramienta con la que contamos para detectar y tratar tanto posibles tumores, como diferentes tipos de infecciones. De este modo, la influencia de la pandemia ha implicado el retraso de las mismas, lo que se traduce en que las enfermedades se diagnostican tardíamente. Como consecuencia, los tratamientos en ocasiones deben ser más intensivos y, lo que es peor, las probabilidades de curación disminuyen.

¿Cada cuánto se deben realizar revisiones?

El Dr. Vidal señala la importancia de iniciar las revisiones en la adolescencia, aunque con una menor frecuencia. El motivo es que cada vez es más común el inicio temprano de las relaciones sexuales, por lo que es de vital importancia el asesoramiento a las jóvenes en cuanto a prevención de enfermedades de transmisión sexual. Además, en estas revisiones también se pueden tratar posibles trastornos asociados al periodo.

A partir de los 20 años, y sobre todo si se mantiene una vida sexual activa, se aconseja que estas revisiones pasen a ser anuales, sobre todo para la observación de infecciones y detección de enfermedades de transmisión sexual, como el Virus del Papiloma Humano.

A partir de los 40, las revisiones se vuelven más intensas y deben ser, de forma obligatoria, una vez al año. En ellas se realizarán pruebas más específicas con el fin de detectar tumores en los senos, en el endometrio, en las trompas, en los ovarios… Además, es importante la realización de citologías para detectar infecciones.

A partir de los 50, se amplía el espectro de pruebas con una analítica completa, así como pruebas más específicas como una densitometría ósea. Esta prueba permite detectar osteoporosis, una enfermedad que afecta a los huesos, y cuya incidencia aumenta con la menopausia.

La influencia de la pandemia en la reproducción asistida

Los tratamientos de reproducción asistida se han visto muy condicionados por la pandemia, al tratarse de algo que carecía de urgencia desde el punto de vista médico. Sin embargo, es importante destacar que en los centros médicos se toman todas las precauciones y medidas necesarias para garantizar la seguridad de los pacientes. Así, el retraso del inicio del tratamiento puede suponer reducir las probabilidades de éxito y, además, hacer necesario el uso de tratamientos más agresivos.

Terminamos el artículo con el vídeo del Dr. Vidal, director de la UDM, sobre la influencia que la pandemia en la salud de la mujer.

Recuerda que, en medicina, la detección es la mejor herramienta para combatir o tratar cualquier enfermedad y dolencia y, por tanto, es importante acudir siempre a las revisiones o consultar con un especialista ante cualquier sospecha o síntoma.


Si te ha interesado este artículo y deseas ser atendida por un profesional de la Unidad de la Mujer, puedes solicitar más información a través del siguiente número de teléfono -917303673-, pedir cita para una consulta presencial o pedir cita para una consulta online si prefieres la modalidad a distancia; siempre con los mejores especialistas.



Leave a reply