Bienestar psicológico en cáncer de mama

El diagnóstico en un cáncer de mama es, ya en sí mismo, una fuente de estrés y ansiedad para la paciente que lo recibe.

En esta primera fase, los síntomas suelen ser más físicos para dejar paso más tarde a síntomas más psicológicos, como pueden ser: problemas de autoestima (derivados del cambio en la imagen corporal tras una mastectomía, por ejemplo), problemas de aislamiento social (no querer ver a nadie para no tener que dar explicaciones, etc.), afectación en las relaciones personales y la faceta sexual (falta de deseo y líbido).

El diagnóstico de cáncer de mama no solo se centra en la mujer, sino que todo su entorno es diagnosticado con la enfermedad. La preocupación e inquietud por el diagnóstico afectan a veces en un grado que hace pasar a las familias por dificultades de adaptación hasta que ‘todo se coloca’ y se asumen los cambios.

Tipos de pacientes de cáncer de mama

Existen dos grandes grupos de pacientes diagnosticadas de cáncer de mama:

  • Pacientes que asumen y afrontan la enfermedad sin daños psicológicos colaterales con una serie de características de personalidad: alta autoestima, extraversión, estabilidad emocional y un gran ‘sentido de coherencia’ (que se define como la capacidad de una persona de afrontar las demandas del medio -lo que le exigen desde distintos círculos de su vida-), perciben los desafíos y se movilizan de forma positiva.
  • Pacientes que no aceptan completamente su enfermedad, mostrando sentimientos de inconformidad como son la ira, el temor, el rechazo, la desesperanza, el miedo a la muerte, la preocupación por la transmisión genética a sus hijas, los cambios en el trabajo, etc.

Los procedimientos quirúrgicos en patologías mamarias pueden ser muy agresivos (mastectomía radical), afectando en mayor grado cuanto más agresiva sea la intervención. La mujer sufre un cambio en su cuerpo muy importante y esto puede llevarle a una incapacidad en la aceptación de ese cambio traumático. Es en este momento cuando necesitará ayuda psicológica para una mejor adaptación a su enfermedad.

Abordaje psicológico para el bienestar de las mujeres que sufren cáncer de mama

El abordaje de este tema es amplio, tanto a nivel físico como psicológico. Las intervenciones psicológicas que se realizan a lo largo de la enfermedad son múltiples y variadas y el objetivo fundamental es que la paciente mantenga una buena calidad de vida en todo el proceso de su enfermedad:

  • Apoyo en el momento del diagnóstico.
  • Apoyo en la preparación para la intervención quirúrgica para reducir temores, ansiedad y depresión.
  • Adaptación a los cambios corporales provocados por los tratamientos quirúrgicos y oncológicos.
  • Acompañamiento durante todo el proceso y posterior recuperación.
  • Facilitar la comunicación entre la paciente y su médico (ginecológo/oncólogo) y la familia.
  • Enseñar estrategias de aceptación por cambios físicos y psicológicos (reestructuración cognitiva).

Esta es la forma adecuada de un tratamiento global en pacientes oncológicas: ayuda física/médica y mental/psicológica. Por este motivo, la Unidad de la Mujer del Hospital Ruber Internacional cuenta con su Unidad de Psicología Clínica desde hace 24 años, siendo pioneros en esta consulta de psicooncología.


Artículos relacionados:


Artículo escrito por Elena Iracheta.

Elena Iracheta, psicóloga clínica de la Unidad de la Mujer del Hospital Ruber Internacional

Leave a reply