Los pasos de una fecundación in vitro

Cuando una pareja tiene problemas para concebir, puede recurrir a diferentes métodos de reproducción asistida. Uno de ellos es la fecundación in vitro, una de las técnicas con mayor tasa de éxito actualmente, y la recomendada en casos en los que no han funcionado otros métodos como, por ejemplo, la inseminación artificial.

¿En qué consiste la fecundación in vitro?

La fecundación in vitro consiste en la fecundación de los óvulos fuera del cuerpo de la mujer, para después transferir directamente los embriones al útero de la madre. De este modo, contamos con diferentes posibilidades:

  • Fecundación in vitro con óvulos propios y semen de la pareja.
  • Fecundación in vitro con óvulos propios y semen de donante.
  • Fecundación in vitro con óvulos de donante y semen de la pareja.
  • Fecundación in vitro con óvulos y semen de donante.

¿Pasos de la fecundación in vitro

Como decíamos, la fecundación in vitro es una de las técnicas más efectivas, y muestran una tasa de embarazo elevada. El proceso es relativamente sencillo, y se realiza mediante estimulaciones suaves. Los pasos que componen este método son:

La estimulacion ovárica o inducción de ovulación múltiple. Se trata de un tratamiento médico realizado para favorecer el desarrollo de varios folículos maduros, de forma que puedan conseguir el mayor número de ovocitos (células que se convertirán en un óvulo maduro) posible. En definitiva, se busca conseguir en un mismo ciclo varios óvulos. Para realizarlo, se administra una serie de hormonas gonadotrópicas mediante inyecciones subcutáneas diarias, que empiezan a aplicarse entre el primer y el tercer día de regla, y duran en torno a 8-13 días.

Punción folicular, conocida como punción ovárica. Durante la estimulación, se irán realizando controles para determinar el tamaño de los folículos. Cuando estos alcancen un tamaño superior a los 18 mm, se programará la punción folicular para extraer los ovocitos.

Fecundación in vitro y cultivo embrionario. Consiste básicamente en la fertilización con el semen (ya sea de la pareja o de un donante) en el laboratorio. Esto se puede realizar mediante una FIV convencional, que consiste en dejar el óvulo con los espermatozoides para una fertilización espontánea; o con una microinyección, mediante la cual se introduce el espermatozoide en el ovocito directamente.
Una vez realizada la fertilización, los embriones permanecerán en una incubadora evolucionando 5-6 días, hasta que se produce el estadío del blastocito. Después de esto, se puede realizar la transferencia o, en cambio, vitrificar los embriones, para una transferencia posterior.

Transferencia de embriones. Finalmente, el embrión o embriones serán transferidos al útero de la madre mediante una cánula y con guía de ecografía.

Además, antes de la transferencia existe la opción también de realizar un estudio genético preimplantacional, algo que se recomienda en el caso de familias con enfermedades hereditarias, mujeres con abortos de repetición, hijos previos con alguna enfermedad genética, gestaciones en edad avanzada…

Así, el Hospital Ruber Internacional ha sido el primer centro en España autorizado para realizar la técnica EMBRACE. Se trata de una técnica no invasiva que nos da información sobre la genética del embrión, sin necesidad de manipularlo.


Si te ha interesado este artículo y deseas ser atendida por un profesional experto en Reproducción asistida, la Unidad de la Mujer del Hospital Ruber Internacional cuenta con una unidad especializada en este área. Puedes solicitar más información a través de los siguientes números de teléfono -91 387 51 72/73/74- o pedir cita para una consulta presencial, siempre con los mejores especialistas.

Leave a reply