En este artículo revisaremos las enfermedades que se contagian a través de la saliva, sus consecuencias y relación con las infecciones de transmisión sexual (ITS).

Un beso, la mayoría de las veces, es una experiencia excitante, maravillosa y, ocasionalmente, inesperada; pero jamás debemos olvidar que los besos apasionados, además de los sentimientos y sensaciones que transmiten a la pareja, son también una forma fácil y eficiente de diseminar enfermedades infecciosas.

Enfermedades que se transmiten a través de la saliva: ¿se pueden transmitir enfermedades a través de los besos?

Dentro de las múltiples vías de infección conocidas encontramos la transmisión oral, la cual incluye la diseminación de bacterias a través de la saliva, la comida o las bebidas.

Cuando besamos a alguien, la acción deglutoria de la lengua permite que la saliva contaminada llegue hasta la garganta. Desde allí, penetra al organismo y produce infecciones: como la mononucleosis infecciosa (enfermedad del beso), causada por el virus del Epstein-Barr (EBV), y el citomegalovirus (CMV). Aunque también existen bacterias, como por ejemplo el Streptococcus, que pueden adherirse a la superficie interior de las mejillas, la boca, la lengua o los dientes. Estas últimas causan infecciones de las encías y de la garganta (amigdalitis).

Las superficies mucosas del tracto respiratorio tienen tejido similar y comparten iguales espacios (nariz, boca y garganta). Por tanto, los microbios de la saliva pueden diseminarse al tracto respiratorio y causar catarros y otras enfermedades de las vías respiratorias altas.

Mecanismos naturales antimicrobianos de la boca

La saliva tiene un papel de lavado activo y barrido natural por ser un fluido continuo. Por esta razón, las personas deshidratadas tienen casi cuatro veces más bacterias en su boca debido a la disminución del flujo salivar. Otras defensas en la saliva incluyen anticuerpos y proteínas antimicrobianas (ej. lisozimas). Además de la flora bucal normal (las bacterias ‘buenas’ que previenen el crecimiento de las ‘malas’).

La diseminación de la enfermedad por la saliva también ocurre cuando la resistencia natural de la boca está reducida. Por ejemplo, en los casos en los que existe una deficiencia de vitamina C son mas comunes la enfermedades de la encías. O cuando se utilizan antibióticos durante un largo periodo de tiempo, sufrir candidiasis también es más común.

Enfermedades que se contagian a través de la saliva

Mononucleosis infecciosa

Es una infección generalmente causada por el virus de Epstein-Barr y, en raras ocasiones, por el citomegalovirus (CMV). Se disemina a través de la saliva y por ello se denomina usualmente la ‘enfermedad del beso’. Aunque puede aparecer a cualquier edad, ocurre más frecuentemente en adolescentes y adultos jóvenes.

Sus síntomas usualmente son: fiebre, dolor de garganta e inflamación de los ganglios linfáticos, principalmente a nivel del cuello.

El objetivo del tratamiento es el alivio de los síntomas. Incluye reposo, hidratación abundante, medicinas para el dolor y la fiebre y gárgaras con agua tibia y sal para aliviar la irritación de la garganta.

La mayoría de las personas mejora en dos a cuatro semanas. Las complicaciones serias (como por ejemplo la inflamación del bazo) son poco frecuentes, aunque puede persistir la sensación de cansancio durante 2 o 3 meses después de superada la enfermedad.

Herpes

Existen dos tipos de virus del herpes simplex (HSV):

  • el tipo 1 (HSV-1), usualmente bucal,
  • y el tipo 2 (HSV-2) o genital.

La infección oral, también denominada ampollas febriles o calenturas, está causada por el virus del herpes simplex tipo 1 (HSV-1). El cual se disemina a través de las lesiones activas en los labios o cerca de la boca.

Es contagiosa en todas las etapas, pero principalmente cuando se encuentran ulceradas y con drenaje de líquidos.

Se puede adquirir a través del beso, pero puede diseminarse también por compartir utensilios y vasos.

Puede aparecer tan solo una vez de manera aislada o más comúnmente como infección recurrente.

Inicialmente, hay sensación de quemazón o picor. Seguido por la aparición de pequeñas ampollas que se revientan para dejar llagas abiertas. Sobre las cuales aparece, posteriormente, una costra. Después de unos días se cura y raras veces deja cicatrices.

Aunque, hasta el momento, no tiene cura, su tratamiento efectivo ayuda a controlar la enfermedad.

Para disminuir el riesgo de adquirirla: debe hacerse una rápida inspección visual de los labios de la otra persona en busca de lesiones obvias y preguntarse sobre cualquier lesión aparente. Mientras haya lesiones evidentes debe evitarse el contacto boca o boca y orogenital. El herpes podría diseminarse a los genitales causando herpes genital. Aunque el proceso también podría darse al revés, la transmisión del HSV-2 de una infección genital a la boca es muy rara.

HIV y hepatitis

La infección por el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (HIV) y la hepatitis B (HBV) son enfermedades de transmisión sexual y sanguínea. Aunque se ha demostrado la presencia de HIV en la saliva, su concentración es tan baja que no es suficiente para causar una infección. De hecho, nunca se ha reportado ningún caso de transmisión por esta vía.

En contraste, sí se ha documentado para la hepatitis B. En la cual puede haber contagio en el caso de que haya heridas sangrantes en la boca o enfermedad periodontal que produzca sangrado de las encías. La hepatitis A requiere de exposición fecal (por agua contaminada o anilingus) y la hepatitis C requiere exposición a sangre.

¿Son las enfermedades que se contagian a través de la saliva infecciones de transmisión sexual?

Las infecciones más comunes transmitidas por el beso no se consideran ITS (infecciones de transmisión sexual). No obstante, en resumen, las más comunes son la mononucleosis infecciosa, el resfriado común, algunos parásitos estomacales y la infección de la garganta por estreptococo.

En cuanto a la adquisición de ITS cabe decir que:

Aunque se han encontrado algunos gérmenes en la saliva, los besos de boca a boca usualmente solo transmiten el herpes, a diferencia del sexo oral (contacto bucogenital), el cual sí puede diseminar muchas ITS. Tales como la gonorrea, la sífilis, los condilomas genitales, la chlamydia y las hepatitis A, B y C.


Si le ha interesado este artículo y desea ser atendido por un profesional experto en este tema, no dude en llamarnos -917303673- o pedir cita a la Unidad de la Mujer del Hospital Ruber Internacional de Madrid.

Leave a reply